Mujeres con Poder

Un antiguo verbo español de la vigesimotercera edición del diccionario académico nos dice del significado de la palabra Empoderar: “Hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido”

La mujer podría ser tal vez el ser más brillante de toda la Vía Láctea y tal afirmación se funda en que tal vez estemos solos en esta enorme y nueva galaxia por lo tanto nadie podría competir con la mujer, eso está claro.  Brillante es la mujer en su inteligencia y sapiencia, además si le agregamos el sexto sentido del que fue provista y todos sus demás dones no cabe duda que el hombre está en plena desventaja. El tristemente célebre patriarcado no es más que una dictadura milenaria que ha perdido todo argumento posible para defender su tesis: “El hombre es mayordomo de la sociedad”

En pleno 2020 aún quedan vestigios de disposiciones patriarcales que hacen que las sociedades no puedan avanzar hacia un desarrollo sostenible y con mirada de futuro, por ende. La mujer en muchos casos siempre va tener desventajas en todo orden, no puede ganar lo mismo que el hombre, si está en una empresa debe pensarlo más de diez veces si decide embarazarse pues si lo hace será mirada como un empleado de riesgo por su empleador; en cambio el hombre tiene un sueldo ya estandarizado a su favor y si informa que va ser padre de seguro es felicitado por sus superiores; eso es machismo absoluto y lo mismo pensar que una mujer no puede ser empresaria, deportista, emprendedora y hasta gerente de algún Banco.

Lo bueno está por venir, y más pronto de lo que se cree porque la mujer ya despertó y tomó conciencia de sí misma, se ha empoderado, ha crecido en sus fuerzas, en su mente; ya no teme ponerse unos guantes de box o un kimono y con pachorra puede manejar un camión lleno de hormigón sin perder su femineidad, su delicadeza; ese es su logro absoluto y admirable. Hace con excelencia muchas cosas en las que antes fue postergada dando una lección histórica que cada hombre debiese aprender para actuar con humildad y admiración por este ser llamado mujer que es la primera maravilla del mundo y la primera a quien vimos cuando nacíamos, la primera que nos alimentó, la primera que enjugó nuestras lágrimas cuando éramos pequeños.

En política en nuestro país vemos a la mujer con vehemencia defender sus ideas en el parlamento, otrora bastión del hombre; muchas leyes han sido patrocinadas por bancadas en donde diputadas y senadoras son fundamentales a la hora de discutir y aprobar leyes de la república, hemos tenido dos veces una mujer presidenta de la nación por cierto y es por eso que la paridad es necesaria y urgente en nuestro parlamento; ya es hora, ya es tiempo que todo tipo de ley aprobada o por aprobar sea patrocinada con el voto de las mujeres parlamentarias, es justo, es necesario.

Por causa de la mujer, Neruda se atrevió a escribir, Shakespeare la destacó en sus sonetos, de seguro Da Vinci temblaba emocionado cuando pintaba su Gioconda; no se concibe ningún artista que no se inspire en la belleza universal que irradia la mujer; delicada en sus movimientos, enloquece a los hombres con el misterio de sus ojos, la armonía de su voz, su risa que deleita y sus pensamientos tan inescrutables como inalcanzables.

Mujer madre, la que primero se levanta y la ultima en acostarse, no come el pan de balde y se ríe del futuro; Mujer profesora, la que inculca buenos modales y enseña con sapiencia absoluta; Mujer emprendedora, la que verdaderamente conoce el valor de un peso y no lo malgasta porque sabe de sacrificios y conoce anticipadamente sus metas; Mujer profesional, la que nadó con la corriente en contra y aun así triunfó en un universo hostil, las montañas altas son solo un rumor para ella; Mujeres con Poder, admirables, únicas.

Chile, nuestra nación, debe tener leyes que estén a la altura de las circunstancias porque la violencia contra la mujer va in crescendo y más allá de la denuncia y del debido proceso debe haber un efectivo escarmiento en cuanto a las penas de cárcel que se tienen que aplicar a los asesinos y maltratadores de mujeres; si hay que revisar el código procesal penal, hay que hacerlo, lo mismo con el código penal; la ley tiene que ser dura y efectiva para quienes maltratan o asesinan a una mujer, no basta con el repudio social, hay que ir mas allá.

Las capacidades de la mujer en el mundo laboral sobrepasan toda expectativa, produce con eficiencia y es diligente en el proceso y eso es motivo suficiente para revisar las leyes laborales y acordar mediante ellas que contractualmente debe ganar lo mismo que un hombre, en todos los oficios, en todas las profesiones. Paridad en todo el amplio espectro.

La mujer es físicamente fuerte y mentalmente inquebrantable, solo hay que hojear un poco la historia para darnos cuenta de ello, Javiera Carrera, Paula Jaraquemada, Leonora Latorre y muchas otras más nos cuentan de sus hazañas, de su poder; de seguro que tenemos muchas mujeres con tales atributos hoy, solo hay que mirar a nuestro alrededor para sorprendernos.

Gabriela Mistral dijo: “todas íbamos a ser Reinas”, hoy los hombres decimos: “todas son Reinas “porque están hechas de luz y el hombre un privilegiado que fue hecho de barro.

Wos!