Ser deportista en pandemia

Los mejores deportistas de todo el universo conocido sin duda fueron los griegos, a ellos le debemos la Maratón, el lanzamiento de la jabalina y cuanta disciplina olímpica existe. En toda la antigua Grecia y Esparta se forjaron guerreros y deportistas; de ahí entonces que se les honra encendiendo la llama olímpica en aquel pueblo blanco allende el azul mediterráneo.

En nuestro país también tenemos nuestros guerreros deportistas que no pelean con espada y lanza como los espartanos, aunque la lucha es tan épica y relevante como la de un griego. En Chile ser deportista es ser un paria y un héroe al mismo tiempo, cuando se gana llueven los laureles, pero hay que rogar y tener mucha fe para ser financiado, esa es la eterna paradoja, el karma del atleta chileno.

No hay mayor tenacidad que la de un deportista, cuando todos se relajan un deportista entrena, cuando a todos no les interesa un kilo más de peso un deportista se alimenta sanamente para mantenerse en forma; el trabajo mental es otra arista de sus deberes también; un deportista es hijo del rigor, la excepción a la regla.

Este año nos ha visitado el convidado de piedra, la espina en la espalda, el abrojo en el camino; el Covid 19 es tal vez el peor escollo para un deportista constante, puede desviarlo física y mentalmente y ese es un hecho irrefutable, porque por causa del virus se ha dejado de entrenar regularmente y ni hablar de volver sistemáticamente a los torneos; salvo el futbol que por intereses monetarios tiene una franquicia diferente a cualquier otro deporte.

Nicolás Muñoz pertenece a la serie A1 de voleibol del club Universidad Católica y con conocimiento de causa nos dice: “la pandemia que estamos viviendo continúa afectando la vida de todos y en el caso de nosotros, los deportistas, nos afecta en nuestras rutinas de entrenamiento y competencias”

“Llevar nuestra vida actualmente es un poco complejo debido al cambio drástico de tener que cambiar la rutina al aire libre hacia el encierro de nuestras casas, no es algo que me acompleje demasiado, puesto la razón por la cual lo hacemos es sumamente entendible”

Claro es que para cualquier persona toda esta complejidad sanitaria no es fácil de sobrellevar, la capacidad emocional se pone a prueba y más aún para un deportista, sobre ello Nicolás nos dice: “en el día a día intento llevar las cosas de la mejor manera, con ganas, con entusiasmo y optimismo; trato de evitar los momentos de inactividad que me desmotivan, no me gusta sentir que el tiempo es perdido”

“No es fácil mantener la motivación en estos momentos, los ánimos son muy variables y no todos los días son buenos, por lo mismo, debemos aprovechar los que sí lo son y sacarles el jugo, al menos eso hago yo”

“Ahora, viendo lo que pasamos desde un punto de vista nutritivo y alimenticio, también intento llevar una alimentación equilibrada, siempre trato de ser ordenado en ese aspecto. Trato de no comer a deshoras y hago una relación de acuerdo a la cantidad de energía que estoy gastando, así los días que tengo entrenamientos más largos o intensos, puedo darme el lujo de aumentar o salirme de esa estructura y los días donde no entreno o hago algo regenerativo intento disminuir un poco la cantidad. Siguiendo con el tema, debido a él gran cambio desde el exterior hacia el interior, tuve que armar una rutina nueva que se adapte a mis necesidades y al espacio que tengo en casa.

“por otro lado, el deporte se verá perjudicado por la crisis que estamos viviendo, sin embargo, creo que dentro de todo será de las cosas más rápidas de retomar, es algo que necesitamos, que nos hace bien, es de las pocas cosas que independiente de todos los problemas que hay, se sigue haciendo. La gente tiene ganas de hacer deporte y creo que muchos estamos esperando que esto termine. Las ganas que tengo de rematar a esos bloqueadores son inmensas.

“Para acabar, me gustaría dar un mensaje a todos los deportistas que estén leyendo esto: mantengámonos haciendo las cosas que nos hacen bien, que nos dan alegría, que nos motivan, es importante partir el día con energía, aprovechemos estos momentos para retomar asuntos pendientes, para hacernos más fuertes, recuerden que esto pasará y en ese momento tenemos que estar preparados para volver con más fuerzas que nunca”.

Wos!