El 5G es la nueva mayoría

De recuerdos se alimenta en parte el corazón del hombre, rememorar es un ejercicio tan noble como escaso en tiempos de gigabytes y smartphones y lo digo sin rencor hacia las nuevas tecnologías sabiendo que son tan útiles, necesarias e imprescindibles en esta loca carrera cuántica; y yo que pensaba que en los 80 se habían alcanzado las estrellas con los Walkman de Sony y los demás Personal Stereo junto a los teléfonos de casa con teclas y algunos con antena para ir hablar al patio con más privacidad; que poca visión de futuro al pensar eso, si estuviese vivo Nikola Tesla hoy de seguro nos conectaríamos por telepatía, pero para allá vamos dicen por ahí los niños rata. Conversar remotamente hoy es más cool que sentarse en un banquillo de una plaza y comunicarse a la antigüita, así lo decreta un señor llamado WhatsApp y otro llamado Covid, son los nuevos vecinos del vecindario y son medios cascarrabias así que cuidado. Para que hablar de Correos de Chile que ya es una empresa de riesgo que ni el Señor Piñera compraría siquiera por tres chauchas; porque quien manda cartitas de Amor en este tiempo debe ser el 1% del 1%, ¿Quién escribe una epístola a un familiar para saber cómo está o siquiera manda una

postal cuando viaja al Sur o a la Portada de Antofagasta, nadie señores, nadie, porque es más 2020 el que manda E-mails, el que toma una foto de alta resolución en un Huawei con 4 cámaras y las manda por wasap en segundos desde cualquier parte. Es buena la tecnología insisto, el que diga lo contrario es un amargado o está en el limbo del pasado, lo dije y que fue. Los conspirativos, esos raros especímenes nómades de YouTube nos dicen que el 5G es la cima de nuestra decadencia, que lo que irradiaran las antenas de la quinta generación nos harán vulnerables a virus físicos y no biológicos y es por eso su peligro, que una bacteria amplificada por radiación es más peligrosa que un apéndice y una bronconeumonía, que muchos de los actuales tipos de cáncer son producto de la larga y silenciosa exposición al electromagnetismo y que eso jamás lo reconocerá la OMS que es un palo blanco que responde a oscuros intereses; pero que cahuinera es la Teoría Conspirativa y sus Boys no creen? Pero me pregunto ¿por qué Suiza se niega a la tecnología del 5G al punto de por ley no implementarla y a propósito del Covid19 porque nunca usaron mascarilla en esta pandemia? Mis consuelos a los nostálgicos de los 80 y mis buenas vibras a los que esperan al 5G, yo al menos quiero elegir el punto medio y hasta aquí no más llego con este escrito porque debo contestar como 10 wasaps que me han llagado.

Por Mr. Negan, para la Revista Wos