Cuando edifican los Constructores

Desde un tornillo a un cubo de hormigón y desde un departamento de 60mt2 en Santiago a una casa de 170mt2 en Chicureo, además de cientos de viviendas sociales y obras civiles, el rubro de la construcción mueve montañas de cifras positivas; genera empleo con buenas remuneraciones, mueve el aparato logístico que provee todas las necesidades de los constructores, el fisco recauda sostenidamente y el comercio abre las puertas al consumo gracias a los metros cuadrados construidos.

Desde el estallido social y hasta la pandemia del Covid19 la construcción en Chile se ha visto mermada por razones obvias; proyectos detenidos y algunos que apenas empezaron y debieron cerrar sus puertas, trajeron cesantía, incertidumbre y pérdidas cuantiosas a inmobiliarias y constructoras.

Las comunas en cuarentena en donde antes de la pandemia formaban el circulo virtuoso de la mano de obra calificada y que proveían centenares de trabajadores de la construcción a grandes obras que se asentaban en las comunas más pudientes, han visto altas cifras de cesantía y decepción social, entonces lo que se plantea a propósito es calificar al rubro de la construcción como esencial en materia laboral y por ende social porque su relevancia sobrepasa cifras y análisis de los expertos laborales y economistas de turno.

Hugo Parra Ponce, Ingeniero Constructor, habla con conocimiento de causa al respecto y nos comenta: “Desde la primera cuarentena que tuvo la Región Metropolitana, se ha visto perjudicado el rubro de la construcción, es por eso que la CCHC estimó que el 78% de las construcciones estarían sin operar, además se proyecta que para fines de 2020 el desempleo en esta área llegaría al 12% afectando a 75.000 puestos de trabajo”; ¿Es viable entonces que el rubro funcione en cuarentena y así no tocar fondo en esta catástrofe sanitaria, económica y social?”, por supuesto, la CCHC trabaja con sentido de urgencia junto a las Mutuales de Seguridad y el Ministerio del trabajo en protocolos sanitarios estrictos para que en un posible avance hacia nuevos pasos sanitarios y que así el Ministerio de Salud autorice al gremio a funcionar aun en cuarentena. Es necesario, además es una vuelta de mano ya que en tiempos de bonanza la construcción es la que más empleos de calidad ofrece con remuneraciones que siempre van in crescendo y el estado recauda sostenidamente debido a los buenos negocios que hacen las inmobiliarias”

Decenas de oficios tienen los llamados constructores: Carpinteros, Gasfíter, Pintores, Albañiles, Electricistas, Capataces, Jefes de obra, Jefes de terreno, Expertos administrativos y profesionales de obra mueven esta maquinaria inmensa solo comparable con la minería y en donde su funcionamiento es estrictamente en terreno, por eso Hugo Parra es enfático al respecto: “En este rubro es casi imposible implementar la modalidad de teletrabajo, porque en obra todo se hace de manera presencial, salvo alguna oficina técnica que puede funcionar de manera remota lo que es la excepción a la regla”; de acuerdo con esto bueno es saber que una obra en construcción es la que más hombre / día contrata para poder cumplir con los plazos y todo tipo de deberes contractuales, y es por eso que todo es necesariamente presencial”.

El gremio de la construcción superó a la otrora y tristemente célebre crisis asiática, cuando se agregó el I.V.A a los inmuebles muchos pensaron que habría un retroceso, que las ventas se verían muy perjudicadas, también los empleos, pero eso no paso porque es muy difícil tumbar un coloso de tal magnitud, por tanto, esta pandemia no es más que otro desafío por superar y veremos entonces cómo se avanza cuando edifican los constructores.

Wos!