El mal del cazador

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»3.22″][et_pb_row _builder_version=»3.25″ background_size=»initial» background_position=»top_left» background_repeat=»repeat» custom_margin=»-66px|auto||auto||»][et_pb_column type=»4_4″ _builder_version=»3.25″ custom_padding=»|||» custom_padding__hover=»|||»][et_pb_text _builder_version=»4.4.8″ z_index_tablet=»500″]

Recuerdo que el verano pasado, en enero para ser preciso, vi a mi padre un día subirse al techo de su casa con una calafatera en mano, una buena partida de tapagoteras y herramientas para techumbre, a lo cual medio sorprendido le dije que si no era muy exagerado subirse al techo en pleno verano y si no era mejor esperar el mes de marzo al menos, y él muy serio me respondió que no estaría a última hora en invierno reparando el techo y que si bien es cierto en Marzo no hay invierno, como viejo antiguo cree que anticiparse a todo evento siempre será mejor; hombre sabio mi padre, nunca vi que su casa se lloviera.

El Miércoles 8 de Julio de 2020, La cámara de diputados aprobó la idea de legislar la iniciativa que propone el retiro del 10% de los fondos previsionales y ahora es el Senado quien queda con la pelota,  coloquialmente hablando, entonces se instala la incertidumbre nuevamente; si bien los legisladores dicen que en tiempo acotado y con la presión del ejecutivo será muy complejo todo este asunto, ya que las expectativas llegaron a las  mentes de muchos chilenos que ven con buenos ojos echarle mano a ese nada despreciable 10%.

Sin duda esto no fue producto del azar, sino de la causalidad, que nadie venga a decir ahora que no se vio venir, decirlo es una idiotez e insulta la inteligencia del chileno que está atrapado en la tormenta perfecta, pandemia y crisis económica. Se dice que los legisladores llevan ya 12 años discutiendo en el congreso las bondades y maldiciones de nuestro mal llamado sistema de pensiones, es obvio que no hay buenos resultados porque cuando se navega adrede en círculo es muy difícil llegar a puerto y en eso créanme que la resultante es una sola, décadas de paupérrimas pensiones y desprestigio de la clase política.  Antes del 18 de octubre no se hablaba de ningún 10% y se podía vender el slogan de que las platas de los cotizantes eran “sagradas”, de un tiempo a esta parte ese slogan se derrumbó como la Torre de Babel y los grandes precursores de que llegara el miércoles 8 de julio fueron el Presidente Piñera y Chile Vamos, que ironía no?

Cuando Hacienda ofrecía 65 mil pesos, la oposición con algunos parlamentarios oficialistas presionaron para llegar a los 100 mil pesos, dejando al Ministro de la Billetera como tacaño y poco empático y sin duda la izquierda se ganó un poroto ante la ciudadanía y Mario Desbordes se ganó el respeto de la oposición, pero también se convirtió en persona non grata en cualquier reunión política que convoque la UDI, eso del fuego amigo ya es historia sino pregunten como estaba el conglomerado oficialista en el parlamento el día miércoles 8, ni se miraban dicen algunos.

A mi juicio el segundo gran error del ejecutivo fue entregarles a los burócratas la misión de entregar los recursos que tanto necesitan los chilenos; la página del Registro Social de Hogares se transformó de un medio a un escollo insufrible, es más fácil entrar al Cielo que acceder algún beneficio; requisitos insultantes, actualizaciones absurdas y otros horrores hay que sortear para lograr acceder a los beneficios de los que tanto se alardea; la regla de oro es que en situaciones extraordinarias se debe actuar con diligencia y con sentido de urgencia y en eso la burocracia es el convidado de piedra.

El tercer error y el más lapidario es que el mismo día y a la misma hora que los parlamentarios se disponían a votar llegan los “delegados” del ejecutivo a presionar a la bancada oficialista y alinearlos para rechazar la idea de legislar, algunos dicen el gobierno ofreció un IFE Plus a última hora, otros dicen que la presión fue tan grande que un diputado sufrió un desmayo, bueno quien sabe, lo cierto es que en pleno invierno no se puede reparar una mala techumbre, malas decisiones traen malas consecuencias, la Ley de Causalidad es tan absoluta como terrible y el gobierno debe tomar nota para no sufrir el mal del cazador que es dispararse en los pies.

Por Mr. Negan, para la Revista Wos

[/et_pb_text][et_pb_image src=»https://revistawos.cl/wp-content/uploads/2020/07/caza-cazador-perro.jpg» align_tablet=»center» align_phone=»» align_last_edited=»on|desktop» _builder_version=»3.23″ z_index_tablet=»500″ custom_margin=»-25px|||||»][/et_pb_image][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]