Estudiar Online; cuando el Covid-19 hizo tropezar las clases presenciales

El Covid 19 nos complicó la vida a todos, nadie puede dudarlo; la economía se vio afectada enormemente, el teletrabajo aterrizo abruptamente, sin aviso previo y hasta el tramite más simple ahora se debe hacer en línea, la Internet dio una estocada certera a cuanto burócrata reinaba en las oficinas presenciales, el timbre y el papel ya no son elementos esenciales al menos en este tiempo, forzosamente hemos dado un salto binario al respecto.

No ajenos a esta contingencia los que se han visto afectados en gran manera son los estudiantes; desde la Preparatoria y hasta enseñanza Superior ellos han tenido que cambiar los hábitos de estudio, al menos por este tiempo no hay clases presenciales, no hay compañeros de clase alrededor y la presencia del profesor de pronto paso a ser una pantalla de computador y la mística de la sala de clases se convirtió en una fría web. Cuando vuelva la “normalidad “los estudiantes van a considerar con más esmero su ya empolvado escritorio de clases, de eso estamos seguros.

La Revista Wos hizo una tele entrevista a Yeimy Yus Vera, estudiante de 2do año de Odontología de la Universidad Católica y ella como muchos alumnos de institutos y universidades ha tenido que adaptarse forzosamente a la nueva forma de estudiar de este tiempo y es por ello que le preguntamos cómo se maneja al respecto y nos dice: “las clases online son súper complejas, el contexto que vive cada uno es muy diferente y se aleja mucho de la supuesta realidad que tenemos en mente. Yo la verdad he tenido mucha suerte, mi universidad me ha brindado facilidades para no hacer tan terrible las clases online, por ejemplo, beca de internet, prestamos de computadores, arreglo de los ramos y varias opciones para retirar cursos si uno lo desea o más bien lo necesita”

Estudiar en tiempos normales y con hábitos regulares suele ser simplemente rutinario para un estudiante y las responsabilidades académicas siguen un patrón común, pero hoy es muy diferente, así lo afirma Yeimy: “ la carga académica es muy visible, síntomas de estrés al mes de haber empezado las clases online no son menores, si sumamos todo el contexto que ha provocado la pandemia. Muchos han tenido que salir adelante por sus propios medios para generar dinero para el hogar, ya que toda el área laboral ha sido afectada de uno u otra manera al punto de tener que congelar sus carreras algunos estudiantes. Además, tenemos que sumar todas las dificultades que se presentan en la convivencia del día a día, esta es una cultura en que casi o todos los integrantes de un hogar trabajan y estudian, las horas en que todos se encuentran juntos son contadas y el pasar a estar todo el día juntos es un cambio drástico”

Hace poco el Ministro de Educación dijo que estudiar en tiempos de pandemia y aún más en cuarentena es la madre de todas las batallas para un estudiante, por cierto; Yeimy al respecto nos dice: “estudio una carrera a la que hay que dedicarle mucho tiempo, y la verdad me ha costado bastante estar al día con la materia y que mi familia respete los tiempos de estudio porque no están acostumbrados a ello. Con mucho esfuerzo pude crear mi lugar de estudio y soy afortunada de tenerlo al igual que mi computador e impresora a los que muchos no tienen acceso. La llegada del virus ha cambiado mucho el curso de nuestras vidas, pero debemos aprender a llevarlo de buena forma y sacar aprendizaje y experiencias de ello”

Wos!