Tomás Santelices: Artista de vanguardia

Cuando en 1903 Emile Jequier arquitecto, decide construir la que llamamos ahora “Casa Puyó”, jamás imaginó que uno de los herederos de su genialidad podría ser Tomás Santelices. De las cien habitaciones que diseñó este arquitecto una es ocupada por este artista pintor; Una larga escalera nos lleva a un laberinto de luces y sombras llegando a una gran habitación inundada por luz natural, atriles, lienzos, infinidad de pinceles y multitud de colores, hemos llegado al taller de Tomás Santelices.

El silencio es absoluto, requisito básico para esperar hordas de inspiración; la genialidad no es azarosa, es disciplinada y no pierde la mística. Convicción es lo que define a este artista, no se mueve un milímetro de su visión y eso impresiona en tiempos donde la inconsecuencia parece ser deporte nacional.

Francia y su Shangri La y el museo de Louvre han sido uno de los lugares donde ha expuesto éste artista, un chileno en las grandes ligas es uno de sus méritos. El arte abstracto es pura vanguardia y sólo los atrevidos y visionarios se atreven a seguir este estilo, en consecuencia, sus obras son adquiridas por gente como tal, encontrar una obra de Tomás Santelices en un buffet de abogados o edificios corporativos es un logro que no cualquiera tiene.

Le preguntamos a Tomás cómo vienen las musas a inspirarlo, ya que para un artista lo lúdico está primero que lo técnico; él nos dice que cuando llega a su taller llega sin ninguna idea pre concebida, trata de tener la mente en blanco, solo se sienta en su silla heredada de su abuelo y frente al lienzo espera, a veces toma su clarinete o saxofón, toca algunas notas hasta que llega el momento donde toma el pincel y como él dice “El universo empieza a actuar de manera misteriosa”, luego él y su pincel trazan las ideas que vienen sin detenerse. Llega un momento dónde el decide parar y concluir su obra, sólo algunos retoques, pero jamás la vuelve a intervenir; saber cuándo detenerse es parte de la disciplina.

El trabajo de Tomás también abarca los grises, negros, blancos a la hora de pintar, grandes círculos, medios círculos, horizontes geométricos, allí navega la eficacia de su obra; su talento imita al vuelo de un pájaro, jamás lo hace en línea recta y los resultados a él mismo le sorprenden.

Nosotros los espectadores comunes siempre estamos atrapados en el limbo flotante de la rutina, en cambio un artista siempre está en el límite del Big Bang y esto nos lleva la delantera en muchos aspectos y esa es la gracia, de que nos sorprendan siempre.

El próximo paso de Tomás Santelices es exponer en “La Colectiva América Latina de punta a punta” como único chileno, en Mayo de 2020 en la galería Icalma de Buenos Aires, Argentina. 

Tomás Santelices Móvil +56977478786

Wos!